CIRUGÍA ESTÉTICA CORPORAL

Desde la Antigüedad se han aplicado técnicas para el mantenimiento y promoción de la estética y la belleza femenina y masculina. Los fines de la Medicina Estética son la restauración, el mantenimiento y la promoción de la estética, la belleza y la salud, para lo que utiliza prácticas médicas y de pequeño intervencionismo, en las que se emplea anestesia tópica o local y en régimen ambulatorio.

A todo ello se une que es cada vez mayor el número de personas que, sin presentar una patología previa, sí demanda una mejora de su imagen, aspecto que el Sistema Público Nacional de Salud no puede abarcar.

LIPOSUCCIÓN

Es una técnica sencilla y eficaz, la mejor opción para eliminar cualquier acúmulo de grasa que cause desproporciones corporales y que no se pueda modificar con dietas o ejercicios. Mediante esta técnica se puede extraer grasa de distintas partes del cuerpo, en las mujeres es más frecuente intervenir zonas como caderas y muslos, mientras que en los hombres serán abdomen, flancos y papada las áreas objetivo.

La liposucción consiste en destruir y aspirar parte del tejido graso que se dispone bajo la piel. Esto se consigue con una fina cánula que se introduce en el tejido adiposo a través de una pequeña incisión de un par de milímetros, por lo que las posibles cicatrices serán prácticamente imperceptibles. La liposucción se puede practicar en brazos, abdomen, muslos, rodillas, entrepiernas, pantorrillas, tobillos, nalgas, caderas, torso y también en la cara.

Se practica habitualmente bajo anestesia loco-regional, lo que permite al paciente estar despierto durante toda la operación y recuperarse rápidamente, con lo cual el alta suele ser el mismo día. El procedimiento suele durar entre una y tres horas.

No es necesario reposo en cama y es muy aconsejable la actividad de rutina porque ayuda a la pronta recuperación. Es imprescindible utilizar prendas compresivas o faja en el postoperatorio durante 2 – 3 semanas. Después de la primera semana se puede realizar cualquier actividad física.

AUMENTO DE MAMAS

La mamoplastia de aumento ayuda a mejorar el tamaño y la forma del pecho femenino. Es la intervención ideal para mujeres con un pecho excesivamente pequeño, para corregir una diferencia de tamaño entre ambas mamas, y para reafirmar los pechos caídos tras la lactancia.

Con esta cirugía conseguimos aumentar el tamaño de los senos una o varias tallas introduciendo unas prótesis mamarias. Esta cirugía consiste en la implantación de prótesis mamarias, a través de pequeñas incisiones que dejarán imperceptibles cicatrices y en general bajo anestesia local con muy cortos ingresos hospitalarios que no exceden las 24 horas.

Las características físicas y circunstancias particulares de cada paciente aconsejaran una u otra elección, de igual modo el corte necesario para la introducción de la mama podrá situarse entre la aureola y la piel, a través del pezón, en el surco submamario, o en la axila, también en esto serán las características y particularidades de cada paciente las que decidan la elección. El hecho de la implantación mamaria no impide la posterior lactancia ni los exámenes mamarios.

TIPOS DE IMPLANTES

En la actualidad disponemos de dos tipos básicos de implantes mamarios, aquellos rellenos de una solución hidrosalina o los que lo están rellenos de gel de silicona, éstos son los más utilizados ya que proporcionan un tacto y un aspecto mas naturales.

A disposición tanto del médico como del paciente, existen hoy día, una gran variedad de implantes, tanto en forma como en volumen, y aunque aún permanecen en el mercado, implantes antiguos de más bajo coste, no deben ser empleados por motivos de seguridad para el paciente.

En nuestra clínica sólo se emplean aquellos implantes que proporcionan la mayor seguridad para la paciente, que son los implantes texturados de gel cohesivo, este gel, es muy denso, de manera que en caso de que por cualquier causa se rompiera el implante, el contenido no saldría de éste, evitando así su infiltración en los tejidos propios.

ELEVACIÓN DE MAMAS

La mastopexia, es una intervención quirúrgica que consiste en elevar y mejorar la forma de los pechos caídos cuando este es flácido y caído pero no es excesivamente grande y no puede elevarse mediante la colocación de un implante.

La intervención consiste en la eliminación de la piel sobrante y la reubicación de la glándula mamaria.

En estos casos, como en los de reducción debe contemplarse la aceptación de cicatrices residuales cuyas características dependen en gran medida de la cicatrización del paciente y que en todo caso deben de tenerse presentes a la hora de decidir la intervención.

REDUCCIÓN DE MAMAS

La existencia de mamas muy desarrolladas puede ocasionar un gran número de molestias como dolor de espalda e incomodidades a las mujeres. También un aspecto excesivamente voluminoso y caído de los pechos choca con los conceptos actuales de belleza. La reducción de pecho permite disminuir el tamaño de los senos, consiguiendo unos pechos más pequeños y firmes, proporcionados con el resto del cuerpo.

Gracias a esta técnica el cirujano elimina el exceso de piel, grasa y tejido mamario de la paciente, recolocando la areola y el pezón en su nueva posición. Esta cirugía deja de forma inevitable cicatrices en el pecho que pueden variar en cuanto a su forma y longitud según la técnica del cirujano y las características de la piel del paciente.

ABDOMINOPLASTIA

En ocasiones, tras embarazos o por problemas de peso o constitucionales, se produce una flacidez en la piel del abdomen acompañada o no de distensión y/o estrías que causan un aspecto altamente inestético.

La abdominoplastia o dermolipectomía abdominal es la técnica quirúrgica con la que se procede a la resección de la piel y grasa que excede y a la corrección de la distensión, producto de la debilidad de la pared muscular abdominal. Así, se consigue aplanar y reforzar el vientre y eliminar la piel y grasa sobrante.

Generalmente se asocia a liposucción modelar de flancos y caderas, con lo que se consiguen aplanar y modelar el vientre, cintura y caderas consiguiéndose en ocasiones resultados espectaculares.

La abdominoplastia se lleva a cabo bajo anestesia general o epidural. Se realiza en quirófanos de hospital y dura entre dos y cuatro horas. Existen diversas técnicas a aplicar, según el caso que su cirujano le expondrá de forma clara y comprensible. Habitualmente, la incisión se realiza justo encima de la región pubiana, por lo que la cicatriz quedará oculta bajo la ropa interior o bañador.

GLUTEOPLEXIA

La gluteopexia es la cirugía destinada a aumentar las nalgas. El aumento de glúteos se puede hacer tanto en hombres como en mujeres.

La técnica es la misma aunque estéticamente hay algunas diferencias. En el hombre se trata de potenciar la silueta del músculo glúteo mayor, de forma que la nalga parezca más musculada. En la mujer, se trata de darle a la nalga la forma más redondeada posible.

La cirugía consiste en la implantación de una prótesis que se sitúa debajo del músculo glúteo mayor, de forma que externamente no se nota. La incisión se sitúa en el pliegue entre ambas nalgas, lo más bajo posible para que quede oculto.

AUMENTO DE PANTORRILLAS

La existencia de una musculatura gemelar poco desarrollada puede ocasionar una excesiva delgadez de la pierna, que es a veces inestética.

Para corregir este defecto se colocan, bajo anestesia local y a través de una pequeña incisión en la parte posterior de la rodilla unos implantes generalmente de gel de silicona que aumentan de forma adecuada el volumen de la pantorrilla, modificando también la forma.

Esta intervención habitualmente no requiere ingreso, aunque en caso de haberse empleado anestesia epidural, se permanecerá en la clínica durante un periodo aproximado de ocho horas.

Pedir cita

LIPOSUCCIÓN

Es una técnica sencilla y eficaz, la mejor opción para eliminar cualquier acúmulo de grasa que cause desproporciones corporales y que no se pueda modificar con dietas o ejercicios. Mediante esta técnica se puede extraer grasa de distintas partes del cuerpo, en las mujeres es más frecuente intervenir zonas como caderas y muslos, mientras que en los hombres serán abdomen, flancos y papada las áreas objetivo.

La liposucción consiste en destruir y aspirar parte del tejido graso que se dispone bajo la piel. Esto se consigue con una fina cánula que se introduce en el tejido adiposo a través de una pequeña incisión de un par de milímetros, por lo que las posibles cicatrices serán prácticamente imperceptibles. La liposucción se puede practicar en brazos, abdomen, muslos, rodillas, entrepiernas, pantorrillas, tobillos, nalgas, caderas, torso y también en la cara.

Se practica habitualmente bajo anestesia loco-regional, lo que permite al paciente estar despierto durante toda la operación y recuperarse rápidamente, con lo cual el alta suele ser el mismo día. El procedimiento suele durar entre una y tres horas.

No es necesario reposo en cama y es muy aconsejable la actividad de rutina porque ayuda a la pronta recuperación. Es imprescindible utilizar prendas compresivas o faja en el postoperatorio durante 2 – 3 semanas. Después de la primera semana se puede realizar cualquier actividad física.

AUMENTO DE MAMAS

La mamoplastia de aumento ayuda a mejorar el tamaño y la forma del pecho femenino. Es la intervención ideal para mujeres con un pecho excesivamente pequeño, para corregir una diferencia de tamaño entre ambas mamas, y para reafirmar los pechos caídos tras la lactancia.

Con esta cirugía conseguimos aumentar el tamaño de los senos una o varias tallas introduciendo unas prótesis mamarias. Esta cirugía consiste en la implantación de prótesis mamarias, a través de pequeñas incisiones que dejarán imperceptibles cicatrices y en general bajo anestesia local con muy cortos ingresos hospitalarios que no exceden las 24 horas.

Las características físicas y circunstancias particulares de cada paciente aconsejaran una u otra elección, de igual modo el corte necesario para la introducción de la mama podrá situarse entre la aureola y la piel, a través del pezón, en el surco submamario, o en la axila, también en esto serán las características y particularidades de cada paciente las que decidan la elección. El hecho de la implantación mamaria no impide la posterior lactancia ni los exámenes mamarios.

TIPOS DE IMPLANTES

En la actualidad disponemos de dos tipos básicos de implantes mamarios, aquellos rellenos de una solución hidrosalina o los que lo están rellenos de gel de silicona, éstos son los más utilizados ya que proporcionan un tacto y un aspecto mas naturales.

A disposición tanto del médico como del paciente, existen hoy día, una gran variedad de implantes, tanto en forma como en volumen, y aunque aún permanecen en el mercado, implantes antiguos de más bajo coste, no deben ser empleados por motivos de seguridad para el paciente.

En nuestra clínica sólo se emplean aquellos implantes que proporcionan la mayor seguridad para la paciente, que son los implantes texturados de gel cohesivo, este gel, es muy denso, de manera que en caso de que por cualquier causa se rompiera el implante, el contenido no saldría de éste, evitando así su infiltración en los tejidos propios.

ELEVACIÓN DE MAMAS

La mastopexia, es una intervención quirúrgica que consiste en elevar y mejorar la forma de los pechos caídos cuando este es flácido y caído pero no es excesivamente grande y no puede elevarse mediante la colocación de un implante.

La intervención consiste en la eliminación de la piel sobrante y la reubicación de la glándula mamaria.

En estos casos, como en los de reducción debe contemplarse la aceptación de cicatrices residuales cuyas características dependen en gran medida de la cicatrización del paciente y que en todo caso deben de tenerse presentes a la hora de decidir la intervención.

REDUCCIÓN DE MAMAS

La existencia de mamas muy desarrolladas puede ocasionar un gran número de molestias como dolor de espalda e incomodidades a las mujeres. También un aspecto excesivamente voluminoso y caído de los pechos choca con los conceptos actuales de belleza. La reducción de pecho permite disminuir el tamaño de los senos, consiguiendo unos pechos más pequeños y firmes, proporcionados con el resto del cuerpo.

Gracias a esta técnica el cirujano elimina el exceso de piel, grasa y tejido mamario de la paciente, recolocando la areola y el pezón en su nueva posición. Esta cirugía deja de forma inevitable cicatrices en el pecho que pueden variar en cuanto a su forma y longitud según la técnica del cirujano y las características de la piel del paciente.

ABDOMINOPLASTIA

En ocasiones, tras embarazos o por problemas de peso o constitucionales, se produce una flacidez en la piel del abdomen acompañada o no de distensión y/o estrías que causan un aspecto altamente inestético.

La abdominoplastia o dermolipectomía abdominal es la técnica quirúrgica con la que se procede a la resección de la piel y grasa que excede y a la corrección de la distensión, producto de la debilidad de la pared muscular abdominal. Así, se consigue aplanar y reforzar el vientre y eliminar la piel y grasa sobrante.

Generalmente se asocia a liposucción modelar de flancos y caderas, con lo que se consiguen aplanar y modelar el vientre, cintura y caderas consiguiéndose en ocasiones resultados espectaculares.

La abdominoplastia se lleva a cabo bajo anestesia general o epidural. Se realiza en quirófanos de hospital y dura entre dos y cuatro horas. Existen diversas técnicas a aplicar, según el caso que su cirujano le expondrá de forma clara y comprensible. Habitualmente, la incisión se realiza justo encima de la región pubiana, por lo que la cicatriz quedará oculta bajo la ropa interior o bañador.

GLUTEOPLEXIA

La gluteopexia es la cirugía destinada a aumentar las nalgas. El aumento de glúteos se puede hacer tanto en hombres como en mujeres.

La técnica es la misma aunque estéticamente hay algunas diferencias. En el hombre se trata de potenciar la silueta del músculo glúteo mayor, de forma que la nalga parezca más musculada. En la mujer, se trata de darle a la nalga la forma más redondeada posible.

La cirugía consiste en la implantación de una prótesis que se sitúa debajo del músculo glúteo mayor, de forma que externamente no se nota. La incisión se sitúa en el pliegue entre ambas nalgas, lo más bajo posible para que quede oculto.

AUMENTO DE PANTORRILLAS

La existencia de una musculatura gemelar poco desarrollada puede ocasionar una excesiva delgadez de la pierna, que es a veces inestética.

Para corregir este defecto se colocan, bajo anestesia local y a través de una pequeña incisión en la parte posterior de la rodilla unos implantes generalmente de gel de silicona que aumentan de forma adecuada el volumen de la pantorrilla, modificando también la forma.

Esta intervención habitualmente no requiere ingreso, aunque en caso de haberse empleado anestesia epidural, se permanecerá en la clínica durante un periodo aproximado de ocho horas.

Pedir cita